Líneas de crédito

La creciente demanda de apertura de líneas de crédito ha hecho que sea posible efectuar su solicitud on-line.

Al revés que los préstamos y micropréstamos en línea, que son concedidos por entidades financieras privadas, las líneas de crédito on line han comenzado a ser otorgadas eminentemente por las entidades bancarias convencionales, conscientes del gran mercado existente en nuestros días para exactamente las mismas.

La situación económica ha propiciado que empresarios y autónomos hayan visto la necesidad de contar con una línea de crédito para costear los gastos de su negocio cuando no disponen de efectivo en un instante específico. ¿Mas, qué es precisamente una línea de crédito, y para qué exactamente se utiliza?

¿Qué es exactamente una línea de crédito?

Una línea de crédito es un producto financiero muy pedido debido a su flexibilidad.

A pesar de no ser bien conocido entre particulares, es una buena opción de financiación para empresas que necesitan dinero en efectivo en un momento concreto en el que no disponen de solvencia.

Las líneas de crédito

Definiéndolas concisamente, podemos decir que una línea de crédito es una ampliación de dinero que una entidad bancaria pone a disposición de un cliente que lo pida, a lo largo de un período determinado y con un límite máximo de dinero, pactado anteriormente en la petición.

Con una línea de crédito, el titular de la cuenta corriente o bien tarjeta dispone de una cantidad límite de dinero, de la que puede hacer uso parcial o bien completo hasta la fecha de renovación, normalmente a primeros de cada mes.

El cliente puede usar su línea de crédito siempre y cuando desee, en el límite de dinero disponible.

¿Cómo funciona una línea de crédito?

En la práctica, una línea de crédito es una especie de cuenta corriente con dinero que la entidad bancaria facilita a un cliente, cuando este no dispone de liquidez suficiente para financiar sus gastos.

Esta clase de financiación es utilizado principalmente por empresas y autónomos, permitiéndoles hacer en frente de los pagos de nóminas, talones o gastos adicionales, aún cuando no disponen del dinero suficiente en ese instante.

El funcionamiento de una línea de crédito es sencillo: únicamente se hace empleo de ella cuando no existe dinero suficiente en la cuenta corriente del titular.

Es decir, si llega el instante de hacer frente a una factura, y el usuario no dispone de liquidez suficiente para pagarla en su totalidad, se usa el dinero de la línea de crédito para afrontar el pago de exactamente la misma mientras aún se encuentre en el límite libre.

En el instante en el que no se dispone de saldo en la cuenta corriente del demandante, se empieza a utilizar la cantidad de la línea de crédito automáticamente.

Tras ello, una vez que se disponga de saldo en la cuenta corriente, se efectúa una transferencia a la línea de crédito para liquidar la deuda de la misma.

Paga solo por el consumo que lleves a cabo

Con una línea de crédito, el cliente paga intereses solamente por la cantidad de dinero que utiliza, lo que la hace una buena opción de financiación para empresas y trabajadores autónomos.

No obstante, esta característica va a depender de la entidad con la que solicites tu línea de crédito, en tanto que ciertas de ellas cobran por el dinero del que se ha tenido disponibilidad, no por el que por último ha sido empleado.

¿Cómo reembolso el dinero de mi línea de crédito?

Una vez concluya el período de tiempo establecido, el titular va a deber devolver el valor inicial disponible en su línea de crédito, más los intereses pertinentes al empleo de la misma.

En cuanto a las cuotas de devolución, depende de la entidad de finanzas a la que se pida la línea de crédito. Las cuotas de devolución pueden ser fijadas en una cuantía igual para todos y cada uno de los meses indistintamente del consumo de crédito que se haga, si bien, en otras ocasiones, el cliente del servicio únicamente paga dependiendo del dinero del que se ha hecho uso.

Adicionalmente, el banco puede cobrar intereses de apertura o bien utilización de la línea de crédito.

Línea de crédito para empresarios autónomos

A igual que para las compañías, como mencionábamos anteriormente, las líneas de crédito pueden resultar una buena opción para autónomos que necesitan saldar determinados pagos en un instante en el que no disponen de efectivo suficiente.

En el momento de entregar una línea de crédito a un trabajador autónomo, la entidad bancaria realiza una investigación de solvencia, por el que determina si el solicitante es capaz de hacer frente al reembolso de la línea de crédito, y calcula cuál es la cantidad máxima de la que va a tener disponibilidad. Tras ello, las entidades pueden cobrar comisiones de estudio.

Las líneas de crédito sirven a los autónomos para atender pagos puntuales en instantes de baja liquidez.

No obstante, hay que tomar en consideración la situación en la que el autónomo se encuentra con el propósito de saber cuál es el producto financiero que más nos conviene: si precisamos hacer en frente de un pago imprevisto de manera única, y creemos que es una situación pasajera, quizá un microcrédito podría resultar una opción mejor.

Línea de crédito para entidades

Las líneas de crédito son la solución de financiación idónea para las empresas que, pese a ser rentables, registran ingresos muy irregulares.

Para los negocios que registran sus ingresos una única vez cada múltiples meses, por poner un ejemplo, una línea de crédito puede compensar los vacíos de financiación existentes en un momento concreto, ayudando de esta manera a cubrir los pagos previstos en un corto periodo de tiempo.

De esta forma, las compañías tienen capital disponible en todo momento, pudiendo utilizar únicamente la cantidad rigurosamente precisa para la financiación de sus pagos.

Gracias a ello, una empresa puede hacer en frente de los pagos de las nóminas de sus trabajadores, el pago a distribuidores o realizar la compra de materiales o herramientas de relevancia para desarrollar la actividad laboral, a pesar de no disponer de dinero líquido en el instante de encarar el pago.

Además de esto, es una solución muy cómoda y simple de manejar, puesto que se presenta como una simple cuenta corriente y es usada como tal mientras no existe saldo en la cuenta primordial del titular.

¿En qué momento es una buena idea contratar una línea de crédito?

Es una buena idea contratar una línea de crédito tratándose de una empresa con flujos de ingreso desequilibrados, que precisa hacer frente a pagos de forma regular y que no dispone de la liquidez precisa a la hora de ejecutar los pagos, aunque espera la entrada de ingresos en un corto periodo de tiempo.Una línea de crédito no siempre es lo mejor

Las líneas de crédito son una buena posibilidad de financiación para aquellas empresas con ingresos irregulares, que necesitan hacer en frente de pagos de manera prácticamente diaria mas no tienen liquidez en ese instante.

Sin embargo, si se trata de un caso apartado, en el que se necesita financiación veloz debido a un gasto imprevisible, los microcréditos en línea pueden resultar una mejor opción, puesto que el interesado es capaz de pedir la cantidad que rigurosamente necesita, los intereses son menores y requiere menos papeleo.

En caso de que tu situación sea pasajera y necesites financiación para un caso apartado, aconsejamos que optes por un crédito que te permita acceder a la cantidad de dinero que necesitas, de forma rápida y con unos intereses menores que los de la línea de crédito.

Si por último optas por un microcrédito o préstamo, puedes utilizar nuestra lista actualizada para comparar los mejores créditos del mercado.

Una buena opción alternativa para autónomos a una línea de crédito es el préstamo Cofidis, siendo posible el acceso a una cantidad flexible de hasta cuatro mil euros en menos de veinticuatro horas.

Cofidis Directo

Cofidis Directo te deja acceder a una cantidad variable de entre 500 y 4000€, lo que lo hace una opción de financiación perfecta para autónomos.

Información

Valor del préstamo: 500 - 4.000 €
Duración: 13 - 41 meses
TAE: 24.51 - veinticuatro y cincuenta y uno por ciento
Ejemplo: valor de la línea de crédito a la apertura de tres mil quinientos €. Plazo de devolución inicial de 34 meses, sin comisiones de apertura ni cancelación total o bien parcial. Género de interés mínimo y máximo: TIN veintidos con doce por ciento y TAE veinticuatro con cincuenta y uno por cien . Cuota mensual a pagar: 150 €. Importa total a pagar después de los 34 meses: 4.729,36 €. - TAE máxima: 24.51 por cien
Ventajas
✓ Sin comisiones de apertura.
✓ Tipos de interés muy competitivos.
✓ Sin dar explicaciones de para qué exactamente precisas tu dinero.
Incovenientes
÷ Tu dinero tarda 24h en estar libre en tu cuenta.

Diferencias entre una línea de crédito y un préstamo

Muy frecuentemente, los clientes suelen confundir las líneas de crédito con la concesión de un préstamo, a pesar de que se trata de productos de financiación totalmente diferentes.

En verdad, las diferencias entre los dos son extensas, siendo cada uno de ellos ideados con un objetivo distinto.

Una de las primordiales diferencias entre un préstamo y una línea de crédito es que, mientras un préstamo es la concesión de una cantidad de dinero previamente establecida, las líneas de crédito no cuentan con una cantidad fija, sino el demandante puede hacer uso de tanto dinero como necesite siempre que esté en un máximo establecido.

La finalidad de financiación también es diferente

Mientras que un préstamo ha sido diseñado para encarar un pago específico o financiar un proyecto que ha sido planeado de antemano, el objetivo de una línea de crédito es cubrir los gastos diarios para los que no se tiene liquidez en el momento de afrontar el pago, esto es, es empleado en instantes puntuales de necesidad de efectivo.

La naturaleza de un préstamo es la de tratarse de una cantidad de dinero ya establecida, que se percibe en un solo pago total, y es más tarde rembolsada a plazos acordados mediante un contrato.Sin embargo, como hemos comentado antes, con una línea de crédito el dinero es retirado conforme se necesita, sin existir una cantidad establecida, y se reembolsa en el instante en el que acaba el periodo de disponibilidad establecido en el contrato.

Es por este motivo que las líneas de crédito han sido concebidas para financiar proyectos que precisan de una enorme inversión o de financiación en un corto plazo, al tiempo que los préstamos son empleados para cubrir pagos de grandes cantidades de dinero, siendo este reembolsado a largo plazo.

El tipo de interés: mucho mayor

El tipo de interés es menor en un préstamo que en una línea de crédito, en tanto que en una línea de crédito el cliente del servicio debe pagar los intereses del dinero empleado más una comisión por el capital disponible mas que no ha sido utilizado.

Por último, las líneas de crédito vencen en un corto periodo de tiempo, no mayor a un año, tras lo que pueden ser renovadas. No obstante, un préstamo termina con el reembolso de la última cuota del pago.

Intereses y comisiones de una línea de crédito

Las líneas de crédito tienen distintos tipos de intereses y comisiones asociadas. Ahora ofrecemos una vista general de las principales comisiones cargadas a las líneas de crédito:

  • Comisión de disponibilidad: como ya hemos comentado anteriormente, las entidades cobran una comisión por la cantidad de dinero que ponen a disposición del usuario en su línea de crédito, con independencia de si este es usado.
  • Comisión de apertura: esta comisión se cobra por la simple apertura de la línea de crédito a nombre del demandante. Está calificada como una comisión de administración.
  • Comisión por renovación: del mismo modo que por apertura, las entidades cobran una comisión por la renovación de la línea de crédito tras acabar el periodo de tiempo establecido.
  • Comisiones de estudio: caso de que la entidad realice una investigación de solvencia al solicitante con la meta de determinar la capacidad de este de hacer frente al reembolso, el interesado va a deber pagar una comisión que sufrague los gastos de tal estudio.
  • Comisión por cancelación anticipada: dependiendo de la entidad con la que solicites tu línea de crédito, deberás pagar una comisión si quieres devolver el dinero ya antes del plazo establecido a través de contrato.

Algunas ventajas de las líneas de crédito

Los beneficios de las líneas de crédito son diferentes. Algunas de ellas son las siguientes:

Flexibilidad y Comodidad

Con una línea de crédito, el dinero se halla libre en todo instante, pudiendo hacer empleo de él de manera inmediata. Así, puedes utilizar solamente la cantidad que verdaderamente necesites.

Además, una línea de crédito actúa como una simple cuenta bancaria, por lo que hacer empleo de ella es cómodo y muy sencillo.

Rapidez

Sumada a la flexibilidad y la comodidad, las líneas de crédito presentan asimismo el beneficio de su rapidez: al tener disponibilidad de capital permanentemente, el cliente puede hacer uso del dinero tal y como si se tratara de su cuenta corriente.

Evita impagos

Esta posibilidad de financiación evita los inconvenientes derivados de impagos y cargos por descubierto en tu cuenta corriente, puesto que carga los pagos de manera automática al saldo de la línea de crédito en el momento en el que no se dispone de dinero suficiente en la cuenta corriente.

Desventajas de las líneas de crédito

Pese a poseer grandes ventajas, las líneas de crédito también presentan ciertos inconvenientes. Ciertos de ellos son los siguientes:

Cobro por disponibilidad

En muchas ocasiones, las entidades responsables de las líneas de crédito cobran por el capital dispuesto, es decir, los intereses a pagar se aplican por el dinero libre y no por el dinero del que finalmente has hecho empleo.

Mayores comisiones

Exactamente debido a esa disponibilidad inmediata de capital, esta solución financiera presenta más comisiones que otras vías de financiación, lo que la hace una solución mucho más costosa.

Más burocracia y requerimientos

Al estar concedidas primordialmente por entidades tradicionales, la petición de las líneas de crédito conlleva considerablemente más burocracia que otros productos financieros. Además de esto, tratándose de una alta disponibilidad de financiación, los requerimientos son mayores, con el propósito de disminuir el riesgo de impago asumido por la entidades.

Tarjetas de crédito

En momentos puntuales de necesidad de dinero, especialmente financiación para el consumo, también queda la posibilidad de lograr financiación mediante una tarjeta de crédito, un medio de financiación que tiene exactamente la misma función que los préstamos veloces, pero de forma considerablemente más económica y sin costos de mantenimiento.

Además, en España existen tarjetas de crédito gratis.

Algunos bancos ofrecen tarjetas de crédito sin coste junto a sus cuentas con nómina, con las que se pueden aplazar las compras que hagas con ellas hasta el mes siguiente sin intereses.

De esta manera, si tu necesidad de financiación es principalmente de consumo, puedes tener acceso a dinero sin intereses en todo momento, con la seguridad de que puedes devolverlo sencillamente al mes siguiente.

Ventajas de una tarjeta de crédito

Una tarjeta de crédito posee numerosas ventajas, conforme sea tu necesidad de financiación:

  • Si las tarjetas son gratuitas, puedes pedir múltiples y tenerlas libres ante una necesidad de dinero inmediato.
  • La mayoría permite aplazar las compras a lo largo de un mes (o bien más) sin costos con toda la comodidad y seguridad posibles.
  • También puedes aplazarlas por un bajo interés durante múltiples meses o bien incluso años.
  • Tienen servicios específicos como la devolución de un tanto por ciento de las compras bonificadas, programas de puntos, ventajas extra, descuentos, etc.
  • De manera auxiliar, la mayoría de tarjetas de crédito tienen seguros gratis incluidos gratis extra.

 Para resumir..

Después de haber leído esta página sabes que:

  • Una línea de crédito sirve para sufragar gastos en un momento en el que no se dispone de liquidez suficiente.
  • Las líneas de crédito son una buena opción de financiación para empresas con ingresos irregulares.
  • Si tu situación es apartada, un microcrédito puede ser una mejor solución.
  • Las líneas de crédito y los préstamos son soluciones de financiación absolutamente diferentes.
  • Existen diferentes géneros de interés y comisiones asociadas a una línea de crédito.
  • Con una tarjeta de crédito puedes aplazar tus gastos en compras durante un mes sin costos.

¿Necesitas un crédito rápido?

Consulte los Micropréstamos aquí:
Dinero disponible en tu cuenta en pocos minutos.

Gratuito y sin intereses

Sin Nómina | Sin Aval | Acepta ASNEF

Interés: 500 € a 61 días: 0 € (TAE 0%)

Plazo máximo: 100 días

Primer préstamo gratis

Hasta 500 € (Después 1.000 €) 

Hasta 500 € a 61 días sin intereses

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  500 €

Gratuito y sin intereses

Sin Nómina | Sin Aval | Acepta ASNEF

Interés: 300 € a 30 días: 0 € (TAE 0%)

Plazo máximo: 30 días

Primer crédito 300 € gratis

Hasta 300 € (Después 500 €) 

Ahorro intereses con pago anticipado

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  300 €

Gratuito y sin intereses

Sin Nómina | Sin Aval | No ASNEF

Interés: 300 € a 30 días: 0 € (TAE 0%)

Plazo máximo: 30 días

Primer préstamo gratis

Hasta 300 € (Después 1.000 €)

Posibilidad de prórroga con coste

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  300 €

Gratuito y sin intereses

Sin Nómina | Sin Aval | Acepta ASNEF

Interés: 300 € a 30 días: 0 € (TAE 0%)

Plazo máximo: 30 días

Préstamo sin gastos de 300 € a 30 días

Hasta 300 € (Después 1.000 €) 

Posibilidad de Prórroga con coste

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  300 €

Gratuito y sin intereses

Sin Nómina | Sin Aval | Acepta ASNEF

Interés: 300 € a 30 días: 0 € (TAE 0%)

Plazo máximo: 30 días

300 € sin coste para nuevos clientes

Hasta 300 € (Después 800 €) 

Cancelación con gastos a 7, 23 o 30 días

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  300 €

Gratuito y sin intereses

Sin Nómina | Sin Aval | No ASNEF

Interés: 300 € a 30 días: 0 € (TAE 0%)

Plazo máximo: 30 días

Primeros 30 días gratis

Hasta 500 € (Después 1.000 €)

Plazo liquidación total entre 3 y 26 meses

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  500 €

Gratuito y sin intereses

Sin Nómina | Sin Aval | No ASNEF

Interés: 300 € a 30 días: 0 €
(TAE 0%) 

Plazo máximo: 30 días

Primer minicrédito gratis hasta 300€

Hasta 300 € (Después 1.000 €)

40% descuento para clientes

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  300 €

Gratuito y sin intereses

Sin Nómina | Sin Aval | Acepta ASNEF

Interés: 300 € a 30 días: 0 € 
(TAE 0%)

Plazo máximo: 30 días

Primer minicrédito 300 € gratis a 30 días

Hasta 300 € (Después 1.200 €) 

Hasta 400 € a devolver en 62 días con coste

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  300 €

Gratuito y sin intereses

Sin Nómina | Sin Aval | No ASNEF

Interés: 400 € a 33 días: 135 € (TAE 2.087%)

Plazo máximo: 33 días

Gratis si lo devuelves los primeros 10 días

Hasta 400 €

Con ingresos y cuenta con tarjeta asociada

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  400 €

Gratuito y sin intereses

Sin Nómina | Sin Aval | No ASNEF

Interés: 500 € a 30 días: 0 €
(TAE 0%)

Plazo máximo: 30 días

Primer crédito de 500 € sin intereses

Hasta 500 €

Plazos entre 7 y 30 días

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  500 €

Gratuito y sin intereses

Sin Nómina | Sin Aval | No ASNEF

Interés: 300 € a 30 días: 0 € 
(TAE 0%)

Plazo máximo: 30 días

Primer minicrédito 300 € gratis

Hasta 300 € (Después 850 €) 

11 meses de extensión del préstamo

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  300 €

Respuesta Inmediata

Sin Nómina | Sin Aval | No ASNEF

Interés: 1.000 € a 30 días: 330 € (TAE 3.112,60%)

Plazo máximo: 30 días

Primer préstamo 1.000 € a 30 días

Hasta 1.000 €

Dinero en cuenta en 15 minutos

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  1.000 €

Respuesta Inmediata

Sin Nómina | Sin Aval | No ASNEF

Interés: 300 € a 3 meses: 198,48 € (TAE 2.333,91%)

Plazo máximo: 3 meses

Hasta 3 meses para devolverlo

Hasta 300 € (Después 1.000 €)

Cancelación anticipada sin costes

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  300 €

Respuesta Inmediata

Sin Nómina | Sin Aval | Acepta ASNEF

Interés: 5.000 € a 36 meses: 3.232,48 € (TAE 42,41%)

Plazo máximo: 36 meses

Préstamos desde 500 hasta 5000 €

Hasta 5.000 €

Pagos a plazos

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  5.000 €

Respuesta Inmediata

Sin Nómina | Sin Aval | Acepta ASNEF

Interés: 300 € a 26 semanas: 277,46 € (TAE 1.221%)

Plazo máximo: 326 semanas

Plazo de devolución de 13 a 26 semanas

Hasta 300 € (Después 900 €)

Dispondrás del dinero en 48 horas

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  300 €

Respuesta Inmediata

Sin Nómina | Sin Aval | Acepta ASNEF

Interés:  300 € a 30 días: 89,01 € (TAE 2.424,60%)

Plazo máximo: 30 días

Ahorro con cancelación anticipada

Hasta 300 € (Después 900 €)

Dinero en 10 minutos

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  300 €

Respuesta Inmediata

Sin Nómina | Sin Aval | Acepta ASNEF

Interés: 300 € a 30 días: 105 € (TAE 3.752%)

Plazo máximo: 30 días

Descuentos al finalizar el primer crédito

Hasta 300 € (Después 600 €) 

Cancela en 7 días y obtendrás más crédito

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  300 €

Respuesta Inmediata

Sin Nómina | Sin Aval | Acepta ASNEF

Interés: No especificado
(TAE Variable)

Plazo máximo: 30 días

Buscador y comparador de préstamos

Hasta 750 €

Servicio gratuito y online

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  750 €

Respuesta Inmediata

Sin Nómina | Sin Aval | Acepta ASNEF

Interés: 2000 € a 6 meses: 1784.80 € (TAE 1,227,4%)

Plazo máximo: 6 meses

Hasta 2.000 € en 6 cuotas mensuales

Hasta 2.000 € 

Línea de crédito permanente

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  2.000 €

Respuesta Inmediata

Sin Nómina | Sin Aval | Acepta ASNEF

Interés: 150 € a 21 días: 95 € (TAE 1091,35%)

Plazo máximo: 21 días

Dinero en 4 minutos

Hasta 300 € (Después 1.000 €)

Sin avales ni depósito de garantía

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  300 €

Respuesta Inmediata

Sin Nómina | Sin Aval | No ASNEF

Interés: 40.000 € a 72 meses: 9.193,28 € (TAE 7,68%)

Plazo máximo: 72 meses

Devolución a 24, 36, 48, 60 o 72 meses

Hasta 40.000 €

Tipo de interés fijo

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  40.000 €

Respuesta Inmediata

Sin Nómina | Sin Aval | No ASNEF

Interés:  30.000 € a 96 meses: 10.713 € (TAE 8,3%)

Plazo máximo: 96 meses

Sin cambiar de banco

Hasta 30.000 €

Plazo de devolución de 12 a 96 meses

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  30.000 €

Respuesta Inmediata

Con Nómina | Sin Aval | NO ASNEF

Interés: 1.500 € a 12 meses: 204,96 € (TAE 27,24%)

Flexibilidad en los pagos

Gratis y sin cambiar de banco

Hasta 10.000 €

Pagas al mes lo gastado o una cuota mensual

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  10.000 €

Respuesta Inmediata

Sin Nómina | Sin Aval | No ASNEF

Interés: 100 € a 31 días: 0 €
(TAE 0%)

Plazo máximo: 31 días

Gratis los primeros 100 €

Hasta 300 €

Posibilidad de prórroga con pagos aplazados

Puntuación ★★★★★

Primer Préstamo  300 €

Opiniones de clientes

SUBIR